jueves, 27 de diciembre de 2012

Joan Miró / Joan Manuel Serrat



Aquellas pequeñas cosas


Uno se cree
que las mató
el tiempo y la ausencia.
Pero su tren
vendió boleto
de ida y vuelta.

Son aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel
o en un cajón.

Como un ladrón
te acechan detrás
de la puerta.
Te tienen tan
a su merced
como hojas muertas

que el viento arrastra allá o aquí,
que te sonríen tristes y
nos hacen que
lloremos cuando
nadie nos ve.

Cantada por su autor 

martes, 25 de diciembre de 2012

Henri de Toulouse-Lautrec / Julio Cortázar




Después de las fiestas

Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,

qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,

eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.


domingo, 23 de diciembre de 2012

William Blake / Miguel de Cervantes



Cosas imposibles pido,

pues volver el tiempo a ser

después que una vez ha sido,

no hay en la tierra poder 

que a tanto se haya extendido.


Corre el tiempo, vuela y va 

ligero, y no volverá,

y erraría el que pidiese,

o que el tiempo ya se fuese,
 
o viniera el tiempo ya.



Extraído de Don Quijote de la Mancha

Gracias a Mercedes García Díaz que me recordó tan bellas palabras


miércoles, 19 de diciembre de 2012

Alexej Von Jawlensky / Jorge Manrique



Yo soy quien libre me vi...

Yo soy quien libre me vi,
yo, quien pudiera olvidaros;
yo só el que, por amaros,
estoy, desque os conoscí,
«sin Dios, y sin vos, y mí».

Sin Dios, porque en vos adoro,
sin vos, pues no me queréis;
pues sin mí ya está de coro
que vos sois quien me tenéis.
Assí que triste nascí,
pues que pudiera olvidaros.
Yo so el que, por amaros,
estó, desque os conoscí,
sin Dios, y sin vos, y mí».
  


Gabrielle Münter / Andrés Trapiello





El árbol de la ciencia


Dicen, mi amor, que es imposible hacer
versos de amor feliz, de enamorado,
que sólo lo perdido o no alcanzado
se canta en la poesía, el padecer

olvido o el sufrimiento de volver
al recuerdo de todo lo pasado.
Unas veces la sed de lo vedado;
otras, el vino del amargo ayer.

No hagas caso, mi amor, habladurías.
Contigo todas mis melancolías
son ramas escarchadas en anís

donde se posa un pájaro de nieve.
Escúchale cantar tan hondo y breve.
Que no te engañe su plumaje gris.

"Acaso una verdad" 1993

domingo, 2 de diciembre de 2012

Lubin Baugin / Jorge Luis Borges




Ajedrez

I
En su grave rincón, los jugadores
Rigen las lentas piezas. El tablero
Los demora hasta el alba en su severo
Ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
Las formas: torre homérica, ligero
Caballo, armada reina, rey postrero,
Oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
Cuando el tiempo los haya consumido,
Ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
Cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II
Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
Reina, torre directa y peón ladino
Sobre lo negro y blanco del camino
Buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
Del jugador gobierna su destino,
No saben que un rigor adamantino
Sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(La sentencia es de Omar) de otro tablero
De negras noches y de blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza
De polvo y tiempo y sueño y agonías?

viernes, 23 de noviembre de 2012

Caspar Wolf /Jaime Siles




El corazón del agua

Remos, mareas, olas.
Un murmullo impreciso perpetúa
la oculta faz del imposible aliento.

Una gota de sal disuelta llama
sobre un pecho pretérito
buscándote.

Un párpado de luces diminutas
donde tus dedos tocan el azogue.

Un latido oxidado que penetra
y lame y teje y corta claridades.

Sólo existir perdido
donde el agua
multiplica su rostro en otras ondas.

De "Canon"   1973

Posible complemento sonoro: Como el agua, Camarón 

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Kim Frohsin / Mariano Crespo



Independiente

No te hagas falsas ideas. 
No soy un soso ni un triste.
Tengo imaginación.
Contigo no se acaba el mundo. 
No te rías es cierto. 
Podría hacer infinidad de cosas sin ti. 

Sin ir más lejos...
                       echarte de menos. 

Bailando con Charlie Parker y otros secretos voluntarios, Mariano Crespo, Exlibris ediciones

jueves, 1 de noviembre de 2012

Matilde Alonso Salvador / Dulce María Loynaz

 
 
 
Quiéreme entera...
 
Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra...
si me quieres, quiéreme negra
y blanca. Y gris, y verde, y rubia,
quiéreme día,
quiéreme noche...
¡Y madrugada en la ventana abierta!
 
si me quieres, no me recortes:
¡quiéreme toda... o no me quieras!

lunes, 29 de octubre de 2012

Francine Van Hove / Alejandra Pizarnik







LA NOCHE

Poco sé de la noche
pero la noche parece saber de mí,
y mas aún, me asiste como si me quisiera,
me cubre la conciencia con sus estrellas.
Tal vez la noche sea la vida y el sol la muerte.
Tal vez la noche es nada
y las conjeturas sobre ella nada
y los seres que la viven nada.
Tal vez las palabras sean lo único que existe
en el enorme vacío de los siglos
que nos arañan el alma con sus recuerdos.

Pero la noche ha de conocer la miseria
que bebe de nuestra sangre y de nuestras ideas.
Ella ha de arrojar odio a nuestras miradas
sabiéndolas llenas de intereses, de desencuentros.

Pero sucede que oigo a la noche llorar en mis huesos.
Su lágrima immensa delira
y grita que algo se fue para siempre.

Alguna vez volveremos a ser.


Gracias a Rodolfo Canaletti que nos recordó este poema.

domingo, 14 de octubre de 2012

Andrew Wyeth / Jaime Siles

 



Himno a Venus

Amor bajo las jarcias de un velero,
amor en los jardines luminosos,
amor en los andenes peligrosos
y amor en los crepúsculos de enero.

Amor a treinta grados bajo cero,
amor en terciopelos procelosos,
amor en los expresos presurosos
y amor en los océanos de acero.

Amor en las cenizas de la noche,
amor en un combate de carmines,
amor en los asientos de algún coche,

amor en las butacas de los cines.
Amor, en las hebillas de tu broche,
gimen gemas de jades y jazmines.


De "Semáforos, semáforos" 1990

sábado, 13 de octubre de 2012

René Magritte / Mariano Crespo

 
 
Desamor autista
 
 
En mi vida me había sorprendido
como cuando me relataron
la peripecia de este extraño ciudadano
de agitada doble vida.
 
A días era su marido,
los restantes era su esposa.
 
Se divorció de si mismo
por caracteres incompatibles.
 
Ahora arrastra la soledad en custodia compartida.
 
 
BAILANDO CON CHARLIE PARKER y otros secretos volutarios, Mariano Crespo, Exlibris ediciones, 2012

miércoles, 3 de octubre de 2012

Carlos Schwabe, Mariano Crespo




Epitafio para amantes

Morir de amor
es un dolor asumible.

Lo insoportable es resucitar solo.


 BAILANDO CON CHARLIE PARKER y otros secretos volutarios, Mariano Crespo, Exlibris ediciones, 2012

sábado, 29 de septiembre de 2012

Guillaume Apollinaire / Guillaume Apollinaire






Llueve (Caligrana)


Llueven voces de mujer como si estuvieran muertas incluso en el recuerdo

Vosotros también llovéis, maravillosos encuentros de mi vida, ¡oh, gotitas!

Y esas nubes encabritadas se ponen a relinchar todo un universo de cuidades auriculares

escucha si llueve mientras que el remordimiento y el desdén lloran una antigua música

escucha caer los lazos que te retienen arriba y abajo


Versión original:

 Il pleut (Calligramme )


Il pleut des voix de femmes comme si elles étaient mortes même dans le souvenir

 c’est vous aussi qu’il pleut, merveilleuses rencontres de ma vie. ô gouttelettes !

 et ces nuages cabrés se prennent à hennir tout un univers de villes auriculaires

 écoute s’il pleut tandis que le regret et le dédain pleurent une ancienne musique

 écoute tomber les liens qui te retiennent en haut et en bas 


 Gracias a Père Salinas en cuyo muro de facebook he encontrado este magnífico poema

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Vincent Van Gogh / Alejandra Pizarnik


 
 




Cuarto solo

Si te atreves a sorprender
la verdad de esta vieja pared;
y sus fisuras, desgarraduras,
formando rostros, esfinges,
manos, clepsidras,
seguramente vendrá
una presencia para tu sed,
probablemente partirá
esta ausencia que te bebe.


jueves, 20 de septiembre de 2012

René Magritte / Vicente Aleixandre

 
 

El olvido

No es tu final como una copa vana
que hay que apurar. Arroja el casco, y muere.

Por eso lentamente levantas en tu mano
un brillo o su mención, y arden tus dedos,
como una nieve súbita.
Está y no estuvo, pero estuvo y calla.
El frío quema y en tus ojos nace
su memoria. Recordar es obsceno,
peor: es triste. Olvidar es morir.

Con dignidad murió. Su sombra cruza.



martes, 11 de septiembre de 2012

Remedios Varo / Julio Numhauser



Cambia lo superficial
Cambia también lo profundo
Cambia el modo de pensar
Cambia todo en este mundo

Cambia el clima con los años
Cambia el pastor su rebaño
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño

Cambia el más fino brillante
De mano en mano su brillo
Cambia el nido el pajarillo
Cambia el sentir un amante

Cambia el rumbo el caminante
Aunque esto le cause daño
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño

Cambia, todo cambia
Cambia, todo cambia

Cambia el sol en su carrera
Cuando la noche subsiste
Cambia la planta y se viste
De verde en la primavera

Cambia el pelaje la fiera
Cambia el cabello el anciano
Y así como todo cambia
Que yo cambie no es extraño

Pero no cambia mi amor
Por mas lejos que me encuentre
Ni el recuerdo ni el dolor
De mi tierra y de mi gente

Y lo que cambió ayer
Tendrá que cambiar mañana
Así como cambio yo
En esta tierra lejana.
Haz clic para escuchar Versión cantada por Mercedes Sosa

domingo, 9 de septiembre de 2012

Alicia Marmisa / Gloria Fuertes

 
 
 
Estamos de paso.

Lo que más me enerva
es que estamos de paso
y aun así como necios nos comportamos.
Y no acariciamos bastante
atardeceres
cuerpos
risas
manos
muslos
senos
hombros
brazos
no acariciamos bastante
la vida, el vaso,
sabiendo que estamos de paso.


Gloria Fuertes. (1917-1998)
 
Asociación de texto e imagen de Ximo Rochera

jueves, 6 de septiembre de 2012

Toni Demuro / Oscar Hahn

 
 
¿Por qué escribe usted?


Porque el fantasma porque ayer porque hoy:
porque mañana porque sí porque no
Porque el principio porque la bestia porque el fin:
porque la bomba porque el medio porque el jardín

Porque Góngora porque la tierra porque el sol:
porque San Juan porque la luna porque Rimbaud
Porque el claro porque la sangre porque el papel:
porque la carne porque la tinta porque la piel

Porque la noche porque me odio porque la luz:
porque el infierno porque el cielo porque tú
Porque casi porque nada porque la sed

porque el amor porque el grito porque no sé
Porque la muerte porque apenas porque más
porque algún día porque todos porque quizás

Oscar Hahn ha obtenido el Premio Nacional de Literatura de Chile.

Un regalo que me descubrió el poeta Alfonso Brezmes.  


sábado, 11 de agosto de 2012

James Ensor / Alfonso Brezmes







El invitado





Porque no sé qué decir
me oculto en el lenguaje:
ese baile de máscaras
donde cada palabra es un disfraz

con el que logro esconderme
algunas veces del tiempo.






© a brezmes

viernes, 3 de agosto de 2012

Thomas Hampson Jones / Pablo Neruda



Integraciones


Después de todo te amaré
Como si fuera siempre antes
Como si de tanto esperar
Sin que te viera ni llegaras
Estuvieras eternamente
Respirando cerca de mí.

Cerca de mí con tus costumbres
Con tu color y tu guitarra
Como están juntos los países
En las lecciones escolares
Y dos comarcas se confunden
Y hay un río cerca de un río
Y dos volcanes crecen juntos.

Cerca de ti es cerca de mí
Y lejos de todo es tu ausencia
Y es color de arcilla la luna
En la noche del terremoto
Cuando en el terror de la tierra
Se juntan las raíces
Y se oye sonar el silencio
Con la música del espanto.
El miedo es también un camino.
Y entre sus piedras pavorosas
Puede marchar con cuatro pies
Y cuatro labios, la ternura.

Porque sin salir del presente
Que es un anillo delicado
Tocamos la arena de ayer
Y en el mar enseña el amor
Un arrebato repetido.

Pablo Neruda
(Extraído de El corazón amarillo)

lunes, 16 de julio de 2012

Nadar / Mía Gallegos




En mi habitación tejo el viento...

En mi habitación tejo el viento.
Ignoro si son remotas mis lágrimas
o si están guardadas al lado de amarillas
fotografías,
junto a dedales y agujas que sollozaron.

Cavilo uniendo las puntas de la aguja
con la lana.
Desatiendo la espera.
Tejo y olvido.

De pronto pierdo el punto
y un agujero se deshace sobre el sillón
y mis manos.
Quedo entrelazada toda
en un ovillo de amor y lumbre.

No sé
si tejo para esperarte
o si trazo en círculos
el viento
y mi mortaja.

(*)La que posa en esta preciosa fotografía de Nadar es la gran Sarah Bernhardt

sábado, 7 de julio de 2012

Alberto Durero / Alfonso Brezmes





Génesis


En el principio estaba yo.
Y luego llegaste tú,
estrellando tu vida con mis labios.
Y el pronombre se hizo carne.

Y durmió entre nosotros.

© a brezmes

viernes, 29 de junio de 2012

Marc Chagall / Julio Cortázar



Antes, después...

Como los juegos al llanto
como la sombra a la columna
el perfume dibuja el jazmín
el amante precede al amor
como la caricia a la mano
el amor sobrevive al amante
pero inevitablemente
aunque no haya huella ni presagio

aunque no haya huella ni presagio
como la caricia a la mano
el perfume dibuja el jazmín
el amante precede el amor
pero inevitablemente
el amor sobrevive al amante
como los juegos al llanto
como la sombra a la columna

como la caricia a la mano
aunque no haya huella ni presagio
el amante precede al amor
el perfume dibuja el jazmín
como los juegos al llanto
como la sombra a la columna
el amor sobrevive al amante
pero inevitablemente...

lunes, 25 de junio de 2012

Edward Hopper /Arthur Rimbaud



Sensación

Las tardes azules del verano, iré por los senderos,
Picoteado por los trigos, a pisar la hierba menuda,
Soñador, sentiré su frescor en mis pies.
Dejaré que el viento bañe mi cabeza desnuda.

No hablaré, no pensaré en nada:
Pero el amor infinito me llenará el alma,
Y lejos iré, muy lejos, como un bohemio,
Por la naturaleza, feliz como con una mujer.

Versión original

Sensation


Par les soirs bleus d'été, j'irai dans les sentiers,
Picoté par les blés, fouler l'herbe menue,
Rêveur, j'en sentirai la fraîcheur à mes pieds.
Je laisserai le vent baigner ma tête nue.

Je ne parlerai pas, je ne penserai rien :
Mais l'amour infini me montera dans l'âme,
Et j'irais loin, bien loin, comme un bohémien,
Par la nature, heureux comme avec une femme.

Arthur Rimbaud, 1870.


(*)Este cuadro se llama Soir Bleu y Edward Hopper se inspiró en el poema de Rimbaud para darle nombre.

miércoles, 13 de junio de 2012

Juan Gris / Jorge Luis Borges




Las cosas

El bastón, las monedas, el llavero,
la dócil cerradura, las tardías
notas que no leerán los pocos días
que me quedan, los naipes y el tablero,

un libro y en sus páginas la ajada
violeta, monumento de una tarde
sin duda inolvidable y ya olvidada,
el rojo espejo occidental en que arde

una ilusoria aurora. ¡Cuántas cosas,
láminas, umbrales, atlas, copas, clavos,
nos sirven como tácitos esclavos,

ciegas y extrañamente sigilosas!
Durarán más allá de nuestro olvido;
no sabrán nunca que nos hemos ido.

domingo, 10 de junio de 2012

Giorgio de Chirico / Andrés Trapiello


Ya es ayer

Caminamos de niños por las calles
Sombrías de León, en plena noche.
Hasta la luz es eco, y nuestos pasos.
Los lóbregos portales, tan angostos.
Hepáticas farolas. Nuestras sombras.
Tan estrechas y largas. Nos creemos
Bantusis, y jugamos. A pisar
Nuestra sombra, saltando por encima.
A quedarnos sin sombra, y ser felices.
A montar nuestra sombra en la de al lado,
Y entre los niños uno, oscuramente
Ha comprendido acaso que los hombres
Podrían ser iguales y fundirse
Sin daño, de ser sombra. En tales rúas,
Las más tristes del mundo, las más lúgubres.
Y seguimos jugando. Por delante,
Hacia el mar, que es el morir, las sombras
Cada vez más en fuga, como ríos.



Versión en francés pequeño homenaje a mi amiga Sylvie Fournès

C'est déjà hier


Enfants, nous marchons dans les rues
sombres de Léon, en pleine nuit.
Même la lumière est écho, et nos pas.
Les porches ténébreux, si exigus.
Hépatiques lampadaires. Nos ombres.
Si étroites et si longues. Nous nous croyons
Batutsis, et nous jouons. À marcher sur
Notre ombre, en sautant dessus.
À perdre notre ombre; être heureux.
À placer notre ombre sur celle d'à côté,
Et parmi les enfants, un, obscurément
A peut-être compris que les hommes
Pourraient être égaux et se fondre
sans douleur, d'être ombre. Dans ces ruelles-là.
Les plus tristes du monde, les plus lugubres.
Et nous continuons à jouer. En aval,
vers la mer, qui est la mort, les ombres
de plus en plus en fuite, comme les rivières.

sábado, 2 de junio de 2012

Vincent Van Gogh / Jorge Luis Borges





Afterglow

Siempre es conmovedor el ocaso
por indigente o charro que sea,
pero más conmovedor todavía
es aquel brillo desesperado y final
que herrumbra la llanura
cuando el sol último se ha hundido.
Nos duele sostener esa luz tirante y distinta,
esa alucinación que impone al espacio
el unánime miedo de la sombra
y que cesa de golpe
cuando notamos su falsía,
como cesan los sueños
cuando sabemos que soñamos.

lunes, 28 de mayo de 2012

Edward Hopper / Alfonso Brezmes




Allí


Donde la luz se pierde,
y el amor se pierde,
y se pierden las palabras.
Allí: en cualquier lugar

del  tiempo y del  espacio
en que decidas de pronto
cerrar este libro
por una página cualquiera
y dejes, sin más,
de pronunciarme.

a. brezmes

viernes, 25 de mayo de 2012

Caspar David Friedrich / María Elena Walsh




El viaje



Sólo quiero tu casa de ternura,
vivir en su calor.
Eres el mar y la orilla segura
porque el único viaje es el amor.
Reconocer tu alma, qué aventura
de mágico sabor.
Allí tendré profundidad y altura
porque el único viaje es el amor.
Besos desconocidos como puertos
esperan bajo un cielo de mirada.
-Lo demás es dolor.
Hoy vuelvo de países que están muertos,
después de un mar que no me dijo nada,
porque el único viaje es el amor.

martes, 15 de mayo de 2012

Henri Matisse / Joaquín Pérez Azaústre




Duración

Mis alas te las dejo.
Agítalas con fuerza, toma impulso.
Yo prefiero quedarme entre los hombres,
volver a hundir mis pies en tierra blanda.

Qué si hasta el misterio se derrumba.
Me puedes encontrar detrás del árbol.
Quién ha dicho que el tiempo verdadero
nos tiene que durar más que la vida.

De "Delta" 2004
Visor Libros- Colección de poesía

sábado, 5 de mayo de 2012

Wassily Kandinsky / Jesús Aguado






Lo que dices de mí...

Lo que dices de mí
me posee a horcajadas detrás de unos arbustos.

Lo que dices de mí
me aprieta la cintura en medio del océano.

Lo que dices de mí
me araña de los muslos a la nuca
mientras un elefante nos transporta en la selva.

Lo que dices de mí
me tira de los pelos en un piso catorce.

Lo que dices de mí
me saliva la oreja en un vagón.

Lo que dices de mí
me embadurna de aceites aromáticos
dentro de un telescopio enfocado a Saturno.

Lo que dices de mí
mordisquea mi sexo en la estela de un barco.

Lo que dices de mí
jadea en una mesa de un albergue.

Lo que dices de mí
se bebe mi sudor en la calle más céntrica
(en el escaparate de una agencia de viajes).

Lo que dices de mí
tapona con su lengua mi ombligo en una tundra.

Lo que dices de mí
se toca los pezones más allá del espejo.

Lo que dices de mí
dilata su vagina en el arcén
de una autopista en obras.

Lo que dices de mí
grita en un diccionario abierto por la «p».

Lo que dices de mí
se arquea hasta romperse en una alcantarilla.

Lo que dices de mí
me eriza en una lámpara.

Lo que dices de mí
me da masajes rápidos y suaves
en la fuente de un río.

Lo que dices de mí
te besa las axilas en el filo de un hacha.

Lo que dices de mí
acaricia tu pubis en una enredadera.

Lo que dices de mí
desoculta tu clítoris en un alto trapecio.

Lo que dices de mí
me gira y me retuerce en un vaso de vino.

Lo que dices de mí
me amorata en un puerto
asolado después de un maremoto.

Lo que dices de mí
olfatea mi semen dentro de un espejismo.

Lo que dices de mí
se pellizca la piel en un frutero.

Lo que dices de mí
pone un índice mío detrás y otro delante
en un viejo astrolabio.

Lo que dices de mí
pierde el conocimiento en un poema.

lunes, 30 de abril de 2012

Léon Spilliaert / Mía Gallegos



Vuelvo a la noche

De pronto vuelvo
a la noche
con mis zapatos de agua.

Me desnudo
en el lento
ejercicio de mis manos
y busco
solamente
un objeto mío,
un pequeño barco,
un cometa,
un circo de inventadas cosas,
figuras cotidianas,
tuyas y mías,
que amo.

Pero sé
que de pronto
me vuelvo inaccesible
y vuelvo a ser silencio
y llama oscura,
donde mi barco
se escapa de tu orilla.

domingo, 29 de abril de 2012

Alfonso Brezmes (*)



Manual de invocaciones (II)


Acercarás tu boca hasta el espejo
pronunciando mi nombre como un sueño
para empañar la imagen que las horas
irán desdibujando poco a poco
hasta hacerme cruzar al otro lado.

(*) Texto e imagen © alfonso brezmes

sábado, 28 de abril de 2012

John Everett Millais / Juana Castro




Aquaria

Llovía largamente por todos los rincones.
Gotas dulces llovían por su espalda,
miel de venas azules el cabello,
arco ciego del mar.
Nalga rosa perdida,
húmeda luz, la clara
porosidad de nieve de sus pómulos.
Arroyos, mar, cascadas inundando
los brazos y las cuevas,
golondrina en el borde su mirada.
Líquida llueve, líquida
se sumerge en las algas
y una rosa de yodo, como una ventana
le florece en la sangre.


lunes, 23 de abril de 2012

Gustav Klimt / Nicanor Parra



Mujeres

La mujer imposible,
La mujer de dos metros de estatura,
La señora de mármol de Carrara
Que no fuma ni bebe,
La mujer que no quiere desnudarse
Por temor a quedar embarazada,
La vestal intocable
Que no quiere ser madre de familia,
La mujer que respira por la boca,
La mujer que camina
Virgen hacia la cámara nupcial
Pero que reacciona como hombre,
La que se desnudó por simpatía
Porque le encanta la música clásica
La pelirroja que se fue de bruces,
La que sólo se entrega por amor
La doncella que mira con un ojo,
La que sólo se deja poseer
En el diván, al borde del abismo,
La que odia los órganos sexuales,
La que se une sólo con su perro,
La mujer que se hace la dormida
(El marido la alumbra con un fósforo)
La mujer que se entrega porque sí
Porque la soledad, porque el olvido...
La que llegó doncella a la vejez,
La profesora miope,
La secretaria de gafas oscuras,
La señorita pálida de lentes
(Ella no quiere nada con el falo)
Todas estas walkirias
Todas estas matronas respetables
Con sus labios mayores y menores
Terminarán sacándome de quicio.

lunes, 16 de abril de 2012

Pieter Brueghel el Viejo / Jorge Luis Borges



Los ponientes y las generaciones.
Los días y ninguno fue el primero.
La frescura del agua en la garganta
de Adán. El ordenado Paraíso.
El ojo descifrando la tiniebla.
El amor de los lobos en el alba.
La palabra. El hexámetro. El espejo.
La Torre de Babel y la soberbia.
La luna que miraban los caldeos.
Las arenas innúmeras del Ganges.
Chuang-Tzu y la mariposa que lo sueña.
Las manzanas de oro de las islas.
Los pasos del errante laberinto.
El infinito lienzo de Penélope.
El tiempo circular de los estoicos.
La moneda en la boca del que ha muerto.
El peso de la espada en la balanza.
Cada gota de agua en la clepsidra.
Las águilas, los fastos, las legiones.
César en la mañana de Farsalia.
La sombra de las cruces en la tierra.
El ajedrez y el álgebra del persa.
Los rastros de las largas migraciones.
La conquista de reinos por la espada.
La brújula incesante. El mar abierto.
El eco del reloj en la memoria.
El rey ajusticiado por el hacha.
El polvo incalculable que fue ejércitos.
La voz del ruiseñor en Dinamarca.
La escrupulosa línea del calígrafo.
El rostro del suicida en el espejo.
El naipe del tahúr. El oro ávido.
Las formas de la nube en el desierto.
Cada arabesco del calidoscopio.
Cada remordimiento y cada lágrima.
Se precisaron todas esas cosas
para que nuestras manos se encontraran.


Versión declamada

domingo, 15 de abril de 2012

Gus Gracey / Jacques Prévert



Las hojas muertas


Oh! Me gustaría tanto que te acordaras
De los días felices en que fuimos amigos
En aquel tiempo, la vida era más bella
El sol más brillante que hoy
Las hojas muertas se recogen a paladas
Lo ves, no lo he olvidado
Las hojas muertas se recogen a paladas
Los recuerdos y los pesares también
Y el viento del norte se los lleva
A la negra noche del olvido
Ves, no he olvidado
La canción que tú me cantabas

Es una canción que se nos parece
Tú me querías, yo te quería
Y vivíamos los dos juntos
Tú me querías, yo te quería
Pero la vida separa a los que se aman
Poquito a poco, sin hacer ruido
Y el mar borra sobre la arena
Los pasos de los amantes desunidos.



Les feuilles mortes


Oh je voudrais tant que tu te souviennes
Des jours heureux où nous étions amis
En ce temps là, la vie était plus belle
Et le soleil plus brûlant qu'aujourd'hui
Les feuilles mortes se ramassent à la pelle
Tu vois je n'ai pas oublié
Les feuilles mortes se ramassent à la pelle
Les souvenirs et les regrets aussi
Et le vent du nord les emportet
Dans la nuit froide de l'oubli
Tu vois, je n'ai pas oublié
La chanson que tu me chantais

C'est une chanson, qui nous ressemble
Toi tu m'aimais, et je t'aimais
Et nous vivions tout les deux ensemble
Toi qui m'aimais, moi qui t'aimais
Mais la vie sépare ceux qui s'aiment
Tout doucement sans faire de bruit
Et la mer efface sur le sable
Le pas des amants désunis

 
 Les feuilles mortes cantada por Yves Montand


La música es de Joseph Kosma

viernes, 30 de marzo de 2012

Käthe Kollwitz / Anna Akhmatova




Réquiem

9

Ya la locura ha cubierto,
con sus alas, la mitad de mi alma,
le da de beber vino de fuego,
y la atrae hacia el negro valle.

He comprendido que a ella
he de ceder la victoria,
dando oídos a mi delirio
como si fuera el ajeno.

Y no me permitirá
llevar nada conmigo
(por mucho que le suplique
y le importune con mi ruego):

ni los terribles ojos de mi hijo,
petrificados por el sufrimiento,
ni el día en que llegó la tormenta,
ni el adiós al concluir la hora de visita.

Ni la amada frescura de sus manos,
ni las sombras agitadas de los tilos,
ni el tenue y remoto sonido…
de la última palabra de consuelo.

lunes, 26 de marzo de 2012

Katsushika Hokusai / Pablo Neruda



Poema 14

Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.

 
A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo
entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces,
cuando aún no existías.


De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la lluvia.


Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.


Tú estás aquí. Ah tú no huyes.
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.

 
Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.


Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.


Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.


Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.

sábado, 24 de marzo de 2012

Alfonso Brezmes / Man Ray




Bisutería barata

Collar roto,
tus lágrimas dispersas

por el suelo ya frío
del recuerdo.


© alfonso brezmes

jueves, 22 de marzo de 2012

Darío Villalba / Juana de Ibarbourou






La sed

Tu beso fue en mis labios
de un dulzor refrescante.
Sensación de agua viva y moras negras
me dio tu boca amante.


Cansada me acosté sobre los pastos
con tu brazo tendido, por apoyo.
Y me cayó tu beso entre los labios,
como un fruto maduro de la selva
o un lavado guijarro del arroyo.


Tengo sed otra vez, amado mío.
Dame tu beso fresco tal como una
piedrezuela del río.

viernes, 16 de marzo de 2012

Gustave Courbet / Arthur Rimbaud




     Es un hoyo de verdor donde un río canta
    Prendiendo alocado de las yerbas jirones
    De plata; donde el sol de la altiva montaña
    Luce; Es un pequeño valle espumeante de fulgor

    Un soldado joven, boca abierta, la cabeza desnuda
    Y la nuca bañada en el fresco berro azul
    Duerme; tendido en la yerba, bajo el cielo,
    Pálido en su verde lecho donde llueve la luz.

    Los pies en los gladiolos, duerme. Sonriendo como
    Sonreiría un niño enfermo, echa un sueño:
    Naturaleza, mécelo con tu calor: tiene frío.

    Ya los perfumes no estremecen su nariz;
    Duerme en el sol, la mano sobre el pecho
    Tranquilo. Tiene dos agujeros rojos en el costado derecho.




LE DORMEUR DU VAL

C'est un trou de verdure où chante une rivière
Accrochant follement aux herbes des haillons
D'argent; où le soleil de la montagne fière,
Luit; C'est un petit val qui mousse de rayons.


Un soldat jeune bouche ouverte, tête nue,
Et la nuque baignant dans le frais cresson bleu,
Dort; il est étendu dans l'herbe, sous la nue,
Pale dans son lit vert où la lumière pleut.


Les pieds dans les glaïeuls, il dort. Souriant comme
Sourirait un enfant malade, il fait un somme :
Nature, berce-le chaudement : il a froid.


Les parfums ne font plus frissonner sa narine;
Il dort dans le soleil, la main sur sa poitrine
Tranquille. Il a deux trous rouges au côté droit.